En América latina los instrumentos destinados a activar la demanda laboral son los programas de apoyo al trabajo independiente, que constituyen una de las acciones más frecuentes en este ámbito (25 de 61 programas), y la generación directa e indirecta de empleo (8 y 10 de 61 programas, respectivamente).

Apoyo al trabajo independiente.

Las acciones de apoyo al trabajo independiente se encaminan a fomentar las oportunidades de empleo por cuenta propia y el microemprendimiento, favoreciendo el aumento de activos a través de capital semilla o microcréditos.

Resultado de imagen para trabajar con bitcoin

Fuente

Además, con frecuencia incluyen programas de capacitación en temas de ahorro y finanzas, microemprendimiento y planificación económica. Algunos ofrecen asistencia técnica y apoyan el vínculo con redes productivas o de comercialización. Los apoyos financieros y los programas de microcrédito buscan facilitar el acceso a recursos monetarios para que las personas que pertenecen a grupos vulnerables y tienen un acceso limitado a los servicios de crédito y demás instrumentos financieros, puedan poner en marcha nuevos emprendimientos o mejorar sus pequeños negocios. De este modo, se incide en la generación de ingresos. Para acceder al financiamiento, algunos programas tienen como requisito que los participantes completen un mínimo de horas de capacitación y cuenten con un microemprendimiento en marcha o con una idea de negocio.

Las capacitaciones tienen por objetivo que los destinatarios mejoren sus habilidades administrativas y de gestión y sus conocimientos en materia financiera (planificación económica, ahorro, crédito, inversión y otros) y aprendan a negociar y comercializar sus productos. También suelen incluir el acompañamiento de tutores que brindan asesoría en la elaboración de planes de negocio, compromisos fiscales y búsqueda de financiamiento, como ocurre con el Plan Argentina Trabaja y Jóvenes Rurales Emprendedores de Colombia. En la mayoría de los casos, los apoyos financieros corresponden a una cantidad de dinero definida, pero en otros cubren el valor total solicitado en virtud de un plan de negocio.

Resultado de imagen para emprendedores

Fuente

En los programas Mi Chacra Emprendedora – Haku Wiñay del Perú y Generación de Microemprendimiento Indígena Urbano de Chile, los fondos son otorgados mediante concurso público tras la presentación de proyectos de negocio. Los apoyos también pueden ofrecerse en especie, tales como semillas, animales o herramientas para actividades agrícolas; este es el caso del Programa Productivo Alimentario de Nicaragua y Kore Peyizan de Haití. Varios de los programas de apoyo al trabajo independiente se dirigen a jóvenes y tienen como meta desarrollar el aspecto productivo y de generación de trabajo independiente mediante la educación para el emprendimiento, el acceso a mercados financieros en condiciones especiales y el acompañamiento (que va desde la identificación del negocio, el desarrollo de la idea y los trámites administrativos y técnicos hasta la consolidación de la empresa). Este es el caso del programa colombiano Jóvenes Rurales Emprendedores, Jóvenes con Más y Mejor Trabajo de la Argentina y Jóvenes con Prospera de México.

Resultado de imagen para emprendedores

Fuente

Alrededor de un quinto de los programas de apoyo al trabajo independiente se orientan a la promoción del emprendimiento femenino y proporcionan servicios de cuidado. En Chile, +Capaz cuenta con el componente Mujer Emprendedora, que ofrece capacitación en la generación de habilidades para el desarrollo de negocios a mujeres que llevan a cabo un emprendimiento o pretenden hacerlo, o bien que trabajan en forma independiente. Algunos, como Mujeres Ahorradoras en Acción de Colombia y Plan Argentina Trabaja promueven el trabajo asociativo y el cooperativismo. A su vez, diez de los programas analizados promueven el emprendimiento en áreas rurales —donde la oferta de trabajo asalariado es más escasa, buscando no solo la generación de ingresos autónomos, sino también el fomento de la producción para el autoconsumo y el mejoramiento de la seguridad alimentaria. Ejemplos de estos son Comunidades Solidarias Rurales de El Salvador y el programa Mi Chacra Emprendedora – Haku Wiñay del Perú.

Resultado de imagen para emprendedores

Fuente

Finalmente, algunos programas fomentan la formalización de los microemprendedores y trabajadores por cuenta propia mediante el acceso a regímenes simplificados de tributación. Ejemplos de ello son el Monotributo Social del Plan Argentina Trabaja, el Programa de Fortalecimiento a Emprendimientos en el Uruguay y el programa brasileño de microcrédito Crescer, vinculado al plan Brasil Sem Miséria, que presta orientación para legalizar los negocios y acceder a los beneficios del régimen especial para microemprendedores individuales.

Generación directa e indirecta de empleo

La generación directa de empleo consiste en la expansión de la demanda de trabajo mediante planes públicos que ofrecen empleos temporales, por lo general en servicios de mano de obra no calificada, obras públicas y proyectos de infraestructura local y comunitaria, como es el caso del Programa de Empleo Comunitario de la Argentina y del Programa de Empleo Temporal de México. Los destinatarios, personas desocupadas pertenecientes a hogares en situación de vulnerabilidad socioeconómica, realizan trabajos transitorios de utilidad pública por un período de tiempo acotado (en el caso del programa Uruguay Trabaja, hasta nueve meses) y perciben una transferencia monetaria. Estas acciones se han implementado con frecuencia para hacer frente a situaciones de crisis económicas, como ocurrió en la Argentina con el Plan Jefes y Jefas de Hogar Desocupados (2002-2005) o en el Uruguay con el Plan de Asistencia Nacional a la Emergencia Social (PANES) (2005-2007).

Resultado de imagen para trabajar con bitcoin

Fuente

En años recientes, en un contexto regional de crecimiento económico y reducción del desempleo, no han constituido un instrumento central en las políticas laborales y de inserción productiva para la población que vive en condiciones de pobreza o vulnerabilidad, pero esto podría cambiar frente al actual escenario de bajo crecimiento. La generación indirecta de empleo se concreta mediante subsidios económicos públicos, usualmente por un tiempo definido, otorgados a la contratación por parte de empresas privadas de jóvenes y adultos que viven en condiciones de pobreza o pertenecen a grupos considerados vulnerables. Estos subsidios operan como un incentivo a la contratación, ya que reducen los costos laborales al cubrir parte del salario (por ejemplo, PROEMPLEAR en la Argentina, Subsidio al Empleo Joven y Bono al Trabajo de la Mujer en Chile)24, de las contribuciones a la seguridad social o de las obligaciones fiscales (Programa Padrino Empresario de Panamá)